Los préstamos inmediatos son un servicio que dan algunos prestamistas consistentes en ofrecer una pequeña cantidad de dinero durante un corto plazo de tiempo.

Dicho plazo suele ir de la semana a los treinta días, aunque en muchos casos el servicio de financiación da la posibilidad de ampliar el plazo hasta un mes más de lo que se había estipulado en el acuerdo inicial. Para hacer uso de esta posibilidad, algunos prestamistas piden el pago de una pequeña tarifa adicional, mientras que otros pueden ofrecerlo gratuitamente. En todo caso los intereses desde el momento del vencimiento hasta el del nuevo vencimiento del plazo, sí que seguirán contando e incrementándose.

Los préstamos inmediatos tienen la ventaja de que todo el proceso para solicitarlos se puede llevar a cabo en unos pocos minutos. Si se hace uso de la opción de envío de información automática con Instantor, probablemente se pueda hacer la solicitud en recibir la respuesta en unos 15 o 20 minutos. Si se prefiere enviar la documentación manualmente, este proceso se puede alargar un poco más dependiendo de los horarios de trabajo del servicio de atención al cliente.

La otra gran ventaja de los préstamos inmediatos es que es muy sencillo cumplir con los requisitos que solicita el prestamista, de modo que la gran mayoría de consumidores pueden acceder a sus servicios. Por lo general, con ser mayor de edad, tener ingresos regulares y contar con una cuenta bancaria y un número de teléfono a tu nombre, podrás pedir un préstamo inmediato sin impedimentos.

La desventaja de los préstamos inmediatos son sus intereses, ya que si los comparamos con los intereses de una hipoteca o un préstamo de una gran cantidad a largo plazo, serán sensiblemente mayores. Sin embargo, los objetivos de estos tipos de financiación son muy diferentes, y ninguna hipoteca o préstamo personal al uso estará dispuesta a ofrecerte cantidades pequeñas de 200, 300, o 500 euros, que a veces son lo que necesitamos.

Para qué se usan los préstamos inmediatos

Los usos más típicos de los préstamos inmediatos son el pago de facturas urgentes, multas y a veces caprichos.

Las facturas que no pueden esperar y las multas, se pueden pagar con un préstamo de este tipo y así evitar entrar en un registro de morosos por las primeras, o ahorrarte una buena cantidad gracias al descuento por pronto pago que siempre tienen las segundas.

En cuanto a los caprichos, en ocasiones los cumpleaños o aniversarios, especialmente aquellos que caen en la última semana del mes, nos complican financieramente si queremos pagar un regalo o la propia celebración. Con estos préstamos, puedes conseguir el dinero ahora, celebrar el cumpleaños o aniversario cuando es debido y cancelar el préstamo poco después cuando recibas tu nómina a principios de mes.

¡Aprovéchate de la flexibilidad que consigues gracias a estos préstamos y utiliza el dinero que vas a ganar en tu siguiente nómina ahora, que es cuando lo necesitas!

top
css.php

Tenga en cuenta que utilizamos nuestras propias cookies para fines analíticos y publicitarios. Al utilizar nuestro sitio web, acepta el uso de estas cookies como se especifica en nuestra Política de privacidad. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close